Domingo, 17 de Diciembre de 2017
14 de Mar | 19:52:00 - INFORMACION GENERAL
Psitacosis: una enfermedad asociada a las aves víctimas del tráfico ilegal

La secretaria de ambiente mediante la dirección Biodiversidad informa sobre los cuidados y la prohibición del tráfico ilegal de aves y las consecuencias que esto puede traer a todas aquellas personas que comercialicen a estos animales que están protegidos por ley y de su regulación.

La captura, acopio, transporte, compra y venta ilegal de animales silvestres, constituye un delito en todo el territorio, tanto provincial, como nacional. Si bien la comercialización afecta a varios grupos representantes de nuestra fauna, más de la mitad de las víctimas son aves, que son buscadas por su canto y belleza. Dentro de este variado grupo encontramos especies traficadas con poblaciones relativamente estables y otras en peligro de extinción.

Quienes compran animales silvestres como mascotas suelen desconocer la regulación, sus necesidades alimenticias y los cuidados sanitarios y la posibilidad de transmisión de enfermedades zoonóticas a los seres humanos. La mayoría ignora también su origen, la forma en la que fueron capturados o el maltrato a los que fueron sometidos durante las etapas que conforman la comercialización ilegal de fauna. Más de la mitad de los individuos capturados mueren en la intrincada red que comprende el tráfico antes de poder ser comprados. Hoy en día el avance de las redes sociales y los sitios de venta por internet facilitan la expansión de este negocio.

Una de las enfermedades zoonóticas (transmitidas de animales a humanos) más importantes es la Psitacosis (Fiebre del Loro). Y aparece como consecuencia del estrés sufrido por las aves durante todo el proceso del tráfico y comercio ilegal. La Psitacosis es una enfermedad infecciosa aguda causada por Chlamydia psittaci, un tipo de bacteria que se encuentra en los excrementos de aves infectadas, las cuales le transmiten la infección a los humanos. Se contagia a través de aves enfermas como loros, catas o cotorras, papagayos, canarios, jilgueros y palomas. Esas aves cuando están enfermas eliminan Chlamydias al medio ambiente a través de secreciones oculares, excrementos secos, secreciones respiratorias y polvo de las plumas. Estas secreciones al secarse permanecen en el aire y son aspiradas por las personas.

En las aves la enfermedad se detecta porque el ave presenta catarro nasal, mucosidad, secreción en los ojos, inapetencia y desánimo. Ante estos indicios hay que realizar una consulta con el veterinario.

En las personas los síntomas son:

· Síndrome respiratorio febril agudo. Neumonía.
· Dolor de cabeza.
· Dolor corporal.
· Fatiga o decaimiento.
Las personas que conviven con este tipo de aves (loros, catas, cotorras, canarios, etc) y presentas alguno de estos síntomas, debe recurrir urgente al médico.
Para prevenir esta enfermedad, se recomienda:

- No capturar aves silvestres, ni comprarlos en la vía pública.

- Mantener las aves en lugares ventilados y con espacio suficiente, sin hacinarlas.
- Alimentar a los pájaros correctamente y mantener las jaulas limpias.
- No permanecer largos periodos en habilitaciones cerradas donde haya aves.
- No introducir aves recientemente capturadas o compradas sin certificado sanitario en jaulas donde ya hay otras aves.

Las catas, cotorras y loros que se encuentran en libertad, en general, no padecen de esta enfermedad. Sí, los que están enjaulados, debido a que la psitacosis está directamente relacionada con el estrés.

La secretaria trabaja activamente para combatir el tráfico ilegal de fauna, y disminuir el impacto de esta problemática, a través de las siguientes líneas de trabajo:

Allanamientos y secuestros de animales silvestres en todo el territorio de la provincia. La Dirección de Fiscalización en conjunto con la Dirección Provincial de Biodiversidad, secuestra, rehabilita y reinserta en el medio ambiente aproximadamente 15 animales por semana, entre aves y mamíferos. Campañas de difusión de información y concientización sobre la problemática, a través de charlas en escuelas primarias, folletería, redes sociales, prensa, radio y televisión.

Estimulación a la participación de la ciudadanía a través de la denuncia, en la Dirección de Fiscalización. Dicha denuncia se puede hacer de forma anónima. Fortalecimiento de los vínculos mediante convenios entre los diferentes actores involucrados en el control, fiscalización del tráfico de fauna y la recepción de individuos decomisados (Fuerzas Policiales, Gendarmería, Defensa Civil, etc).

Actualmente la Dirección Provincial de Biodiversidad autoriza a comercializar catas o cotorras solo a comercios que reúnen las condiciones adecuadas de bienestar animal, y asesoramiento médico veterinario. Como veterinarias, algunas forrajerias y centros de recepción de animales, quienes entregan la certificación sanitaria correspondiente. Las personas y/o comercios habilitados pueden consultar en la Dirección Provincial de Biodiversidad.


© EDICIONES EL ESQUIUDENSE Catamarca, Argentina | Contacto: elesquiudense@gmail.com - Cel.: +54 383 4017386