Sábado, 30 de Mayo de 2020
15 de May | 20:42:00 - INFORMACION GENERAL
EE.UU. refuerza una remota base aérea en Alaska para poder hacer frente a los cazas de Rusia y China

El contingente recibirá más de 50 cazas F-35 dentro de un año y los pilotos comenzarán a entrenarse para poder hacer frente a los chinos Chengdu J-20 chinos y a los rusos Sukhoi Su-57.

Las autoridades estadounidenses siguen reforzando la remota base de la Fuerza Aérea Eielson en Alaska, informa The Washington Post. El pasado mes de abril incorporó sus dos primeros cazas polivalentes Lockheed Martin F-35 y se espera la llegada de otros 52 dentro de un año.

Según declaró al diario el coronel Benjamin Bishop, que supervisó la base aérea, con este refuerzo se busca poder rivalizar en un eventual enfrentamiento con la aviación militar de China y Rusia, en especial con los Chengdu J-20 del gigante asiático y los rusos Sukhoi Su-57. Se espera que los pilotos de la base comiencen a prepararse para poder hacer frente a estas aeronaves con capacidad furtiva.

Además, existen planes para transferir más pilotos a Eielson, pasando su número de los cerca de 1.750 a los 3.200. Bishop también anunció la formación de dos escuadrones nuevos de aviones reactivos.

El Departamento de Defensa está prestando cada vez más atención a esta base en Alaska, después de varios años centrándose principalmente en entrenar el Ejército de Tierra, involucrado en operaciones antiterroristas. Ahora el Pentágono ha decidido hacerse cargo de la aviación militar para que pueda hacer frente a Rusia y a China, que desarrollan activamente sus Fuerzas Aéreas.

Cada F-35 cuesta cerca de 80 millones de dólares, y las autoridades también tienen programado asignar alrededor de 500 millones de dólares para modernizar la propia base Eielson. En particular, se construirían nuevos hangares con un sistema de control climático y se instalarían modernos simuladores de vuelo para capacitar a los pilotos en combate aéreo, con ataques de misiles tierra-aire incluidos.

Según fuentes del periódico, esta base de la Fuerza Aérea no recibía fondos suficientes, ya que el Pentágono gastaba la mayor parte de su presupuesto en las campañas militares en Afganistán y Oriente Medio. Debido a este desequilibrio del gasto, el equipo está hoy obsoleto y los simuladores son incapaces de entrenar efectivamente a los pilotos para volar en aviones como los F-35 y los F-22. fuente RT


© EDICIONES EL ESQUIUDENSE Catamarca, Argentina | Contacto: elesquiudense@gmail.com - Cel.: +54 383 4017386