Sábado, 4 de Abril de 2020
22 de Mar | 16:44:00 - POLITICA
¿Está Newsom en lo cierto? ¿Podría haber 25.5 millones de casos de coronavirus en California en dos meses?

SACRAMENTO — El miércoles, en una carta pidiéndole ayuda al presidente Trump para manejar el nuevo coronavirus, el gobernador Gavin Newsom hizo una predicción sorprendente: más de la mitad de los californianos podrían infectarse con la enfermedad en rápido movimiento en un período de dos meses.

Ello sería 25.5 millones de personas, con el potencial de más de 5 millones -un 20%- que requerirían hospitalización. El estado está tratando de construir capacidad en sus hospitales para cerca de 100.000 camas.

En total, el número potencial de pacientes es alarmante, dada la capacidad de ayuda que existe.

¿Pero es exacto?


Para la profesora de salud pública del estado de Kent, Tara Smith, es “improbable” que millones de infecciones ocurran tan rápidamente si se cumplen las restricciones sociales.

Un experto en bioestadística de UC Berkeley, Nicholas Jewell, quien sigue la progresión del virus desde que llegó a las costas de Estados Unidos, consideró que “ojalá sea cierto que no llegaremos a eso ni siquiera al final del ciclo, cuando todo esto termine en California”.

Por su parte, Mark Ghaly, jefe de salud y servicios humanos de California, estuvo de acuerdo en que el número del estado probablemente estaba desactualizado y era inexacto.

Las 25.5 millones de infecciones “ocurrirían si no estuviéramos haciendo nada y sólo dejando que nos suceda”, indicó Ghaly el viernes, incluso sin tener en cuenta el distanciamiento social y otras medidas restrictivas que se implementaron posteriormente para frenar la propagación del coronavirus.

Entonces, ¿por qué considerar el peor de los casos?

Conforme Ghaly, el número se creó usando datos específicos de California: cómo se mueve el virus a través de lugares como el condado de Santa Clara, San Mateo y Sacramento. También se basa en el conocimiento que el estado adquirió al repatriar a los pasajeros de cruceros, diplomáticos y otras personas expuestas al virus y en cuarentenas monitoreadas.

Algo que usan los expertos para medir qué tan rápido se propaga una enfermedad es observar la velocidad en que se duplica el número de casos. Cuanto más tiempo demoren, mejor se contendrá la infección.

Ghaly aclaró que el estado originalmente modeló sus predicciones asumiendo que las infecciones por coronavirus se duplicarían cada siete días. En cambio, detalló, lo hace casi cada cuatro días en California, una rápida expansión a la par de los países con los peores brotes y la consiguiente necesidad abrumadora de hospitales. Pero hasta ese número es sospechoso.

Los expertos coinciden en un hecho: Estados Unidos carece de datos suficientes para hacer predicciones confiables porque las autoridades han realizado muy pocas pruebas, debido a una cascada de problemas. Los expertos no tienen una forma definitiva de saber cuántas personas en EE.UU han sufrido un caso leve del virus pero nunca fueron diagnosticadas, fueron diagnosticadas incorrectamente o están incubando ahora.

Cada modelo incluye conjeturas porque sólo los más enfermos y privilegiados pudieron acceder a las pruebas, lo cual distorsiona la comprensión de cuán extendido está.

“Parte del desafío de todo esto es obtener realmente los números sobre quién está infectado; es necesario realizar pruebas a gran escala”, consideró Ghaly.

El viernes por la tarde, los condados de California habían reportado 1.195 casos positivos y 23 muertes. Pero hasta el jueves, sólo 12.600 personas en el estado habían sido evaluadas, y los laboratorios informaban retrasos y escasez de suministros.

Newsom solicitó ayuda al gobierno federal para obtener artículos básicos, como los hisopos utilizados para tomar muestras para el análisis, y el viernes, los laboratorios privados que realizan las pruebas pidieron $5 mil millones para afrontar la enorme tarea. “En este momento, no estamos utilizando la ciencia”, remarcó John Ioannidis, epidemiólogo de Stanford. “Sólo empleamos miedo, pánico, informes anecdóticos”.

Ioannidis consideró la situación de prueba como un “fiasco de evidencia”, que dejó a California y al país con pocas opciones para proteger la vida humana más que alejarse de otras personas.

Para comprender qué tan extendido está el virus, agregó Ioannidis, es necesario realizar pruebas para la población en general. Él piensa que el número limitado disponible en la actualidad debería administrarse a una muestra poblacional aleatoria. Tal enfoque podría proporcionar una visión rápida y precisa de cuál es realmente el alcance del virus, explicó.

Pero hasta que se solucione eso, según Ioannidis y otros, las mejores conjeturas y las medidas drásticas seguirán siendo la norma. “Esta no es la ciencia del siglo XXI”, observó.


© EDICIONES EL ESQUIUDENSE Catamarca, Argentina | Contacto: elesquiudense@gmail.com - Cel.: +54 383 4017386