Lunes, 23 de Septiempbre de 2019
10 de Sep | 00:51:00 - POLITICA
El centenario María Teresa del Parque Pereyra, en peligro de cierre

Por Urgente24

Ícono de la educación de la zona norte de La Plata, con una excelencia educativa reconocida desde su fundación en 1918 y desde siempre afianzando el valor de ser un pilar en la formación de los hijos de familias humildes y trabajadoras, la escuela María Teresa ubicada en el corazón del Parque Pereyra y a metros de la estación de trenes homónima, podría cerrar sus puertas a partir de 2020 si la Dirección de Escuelas no aporta el total de la subvención que debe entregar, acorde a los 808 alumnos que asisten y a la masa salarial del


mínimo de maestros y profesores responsables de la enseñanza, en los tres niveles de educación.

Escuela María Teresa, ubicada en el corazón del Parque Pereyra.Escuela María Teresa, ubicada en el corazón del Parque Pereyra.


Contenido
La escuela cobró fama en 2017 tras la toma a los tiros del obrador por parte de la UOCRA La Plata, dirigida entonces por Juan Pablo “Pata” Medina, y la expulsión de los trabajadores de la UOCRA de Florencio Varela que estaban construyendo la nueva estación Pereyra en el marco de la electrificación del ramal Roca, lo que paralizó por meses la obra.

En este contexto es que una medida cautelar presentada por un padre en el Juzgado Federal de Quilmes derivó luego en la causa penal que terminó llevando al sindicalista tras las rejas.

El cierre del María crearía un gran conflicto en las escuelas públicas ubicadas en las localidades platenses de Villa Elisa y City Bell, que no tienen vacantes y mucho menos la capacidad de enfrentar una masa enorme de alumnos cuando se cierren sus puertas.

Pero también su personal docente y no docente quedaría en la calle. Y hay mucha preocupación en aquellos docentes y autoridades que están cerca de llegar a su jubilación.

Esta situación conflictiva que golpea las cuentas del colegio se inició en 2015 y tomó características incomprensibles tras la asunción en 2017 de Juan Cruz Rodríguez al frente de la Dirección Provincial de Educación de Gestión Privada (DIPREGEP), quien sistemáticamente se ha negado a conceder audiencias a las autoridades del María Teresa, según informan padres de alumnos y confirman fuentes ligadas a la Congregación.


Hoy la situación es desesperante. Desde el 2018 con la crisis económica que disparó la morosidad en los pagos de las cuotas, a pesar de ser éstas muy bajas en comparación a lo que cobran otros establecimientos privados. Los valores van de los $1.166 mensuales a los $1.773 según sea nivel pre escolar, primario o secundario.

Sin embargo, la escuela otorga becas a alumnos que la necesitan, especialmente a los hijos de los productores frutihortícolas del Parque Pereyra. Actualmente hay 59 alumnos becados.

Es que el María Teresa pertenece a la Congregación de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, y como Institución Vicentina está comprometida a brindar una enseñanza basada en la Buena Nueva del Evangelio, preocupados por los más vulnerables en sus diferentes aspectos: económico, intelectual, afectivo, u otro tipo de limitación, que dificulte a la persona en su inserción al medio social.

La Escuela tiene una concepción de la Educación que se basa en sus esfuerzos en la formación de la persona libre y responsable, la sensibilización por los necesitados y la valoración del saber cómo medio para servir mejor a los demás.

Image
Escuela María Teresa, ubicada en el corazón del Parque Pereyra.
Escuela María Teresa, ubicada en el corazón del Parque Pereyra.
Es por eso que una gran parte de su matrícula está compuesta por alumnos con padres que tienen bajos ingresos y que buscan una excelencia en la educación, pero que hoy sufren la caída del poder adquisitivo, e incluso muchos padres han perdido sus empleos.

El María Teresa tiene una matrícula de 808 alumnos de los cuales 144 pertenecen a pre escolar, 352 al nivel primario y 312 al nivel secundario.

Pero la falta de interés y literal abandono que sufre el tradicional y centenario María Teresa por parte de las autoridades de la Dirección General de Escuelas en general y de la Dirección Provincial de Educación de Gestión Privada (DIPREGEP) en particular, también sufre una serie de circunstancias nefastas donde ninguna autoridad tomó cartas en el asunto, e incluso otras dos causas judiciales por la toma ilegal de terrenos federales se encuentran “cajoneadas”, fomentando así la consolidación de un asentamiento a escasos metros del colegio.

Por un lado, el servicio eléctrico que provee la distribuidora Edesur (el colegio está dentro del partido de Berazategui a escasos 200 metros del límite con La Plata) es pésimo, según informan padres y fuentes ligadas al Colegio. “O directamente no hay electricidad en ninguna de las tres fases o siempre falta electricidad en una o dos fases, lo que implica que tengamos que usar nuestro grupo eletrógeno. En definitiva tenemos un gasto muy grande en combustible que ya no podemos afrontar, y al tiempo le pagamos a Edesur por un servicio que en realidad no tenemos”.

El otro tema que preocupa es la falta de celeridad (cajonamiento) de las causas contra los asentamientos clandestinos en terrenos federales pertenecientes a Ferrocarrilles, y que ya se ha extendido a terrenos provincales.

Estas usurpaciones vienen desde 2015. Hay una denuncia de Trenes Argentinos iniciada ante el Juzgado Federal N°1 de Quilmes a cargo de Luis Armella. Tramita ante la secretaria penal 3.

Fue caratulada como "NN sobre usurpación. Lleva el número 17719/2015" . Pero también hay otra causa desprendida de la misma medida cautelar que derivó luego en la causa que encarceló a Medina y que lleva el número de expediente 66764/2017.

No es difícil concluir que el Colegio María Teresa funciona hoy “a pulmón” debido al gran esfuerzo de la Congregación Vicentina, pero sobre todo a los docentes que ponen horas de trabajo y padres que tratan de hacer malabares para pagar no sólo la cuota, sino también ofreciendo ayuda en todo tipo de quehaceres, porque esa escuela es parte de la larga historia de Villa Elisa y de los productores frutihortícolas del Parque Pereyra.

Según los padres “no hay otra escuela que pueda suplantarla y su cierre confirmaría una ceguera de las autoridades ante la realidad educativa de esta zona y una falta de respeto a todas las generaciones que han pasado por sus aulas”.


© EDICIONES EL ESQUIUDENSE Catamarca, Argentina | Contacto: elesquiudense@gmail.com - Cel.: +54 383 4017386