Jueves, 21 de Febrero de 2019
10 de Feb | 22:20:00 - POLITICA
Mauricio Macri ya piensa en su sucesor para el 2023 y piesa en Peña como susesor / jajjajajajjjaajjaj Si, pierden ,ahora todos desaparecen .....

De resultar reelecto en los comicios de octubre de 2019, el presidente de la nación Mauricio Macri ya piensa en su sucesor para el 2023, y por supuesto, el tema ha generado tensión y grieta en la interna de Cambiemos. Por un lado está el enojo/resentimiento de María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, y por otro todo lo opuesto: un Marcos Peña fortalecido que parece ser un aliado decisivo de Macri. Sin embargo, dentro de Cambiemos deben superar primero, los traumas que la crisis económica de 2018 que dejó grandes secuelas dentro de la coalición.

Todavía no sabe si será reelecto en la contienda de octubre de 2019, pero lo que si es seguro es que Mauricio Macri ya tiene su favorito para la sucesión de la presidencia de la nación. Y es que, de preferir un "heredero" para el 2023, de seguro que elegiría al hoyjefe de Gabinete, Marcos Peña. La decisión por supuesto, ha generado una profunda grieta dentro de Cambiemos, y desde lejos y con enojo cuestionan al presidente Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal.

La interna en el PRO se viene presentando por la "turbulencia" económica del año pasado (y que parece que continúa en 2019), por lo que las relaciones se han ido debilitando y muchas figuras han decidido incluso tomar distancia ante los errores presidenciales. Una de las relaciones que quedó más resentida fue la de María Eugenia Vidal con la Casa Rosada, y por ello, Vidal hoy, según fuentes cercanas a la Gobernadora, está desalentada y descubrió con la crisis que nunca estuvo del todo de acuerdo con la política económica de Macri. Sin embargo, su malhumor no se focaliza en el mandatario nacional, sino en su "mano derecha": Marcos Peña.

Larreta por su parte también ha toma distancia, y es que según contó la periodista Laura Di Marco, el problema al parecer radica en que Larreta tiene aspiraciones presidenciales para las elecciones de 2023, pero lejos de ser el sucesor, se encuentra liderando el puesto el preferido del Presidente: Marcos Peña.

Estas grietas y resentimientos se explican también por la interna por la sucesión de Macri, a la que a la vez sirven como insumo. El distanciamiento con Larreta/Vidal deja a Macri más libre para pensar su sucesión, en el caso de ser reelecto. A pesar de sus propias negativas, el candidato favorito del presidente parece ser Peña. De nuevo un jefe de Gabinete como preferido, igual que en la Ciudad.

La guerra sucesoria impulsó hasta ahora dos batallas. Una es la de las fechas electorales. Macri logró imponer a Vidal que unifique la elección con la Nación. Vidal debe, así, superar su miedo a que Cristina Kirchner gane la provincia como candidata a presidenta y arrastre en ese triunfo a un candidato a gobernador.

La jugada de Vidal fue reprimida por Peña y Jaime Durán Barba. El ecuatoriano hizo una presentación de gran optimismo para demostrar que no se corre riesgo alguno. Entre Larreta y Vidal se la cuestionaron. Pero, igual, aceptaron los corolarios prácticos que se derivaban de ella.

Larreta, en cambio, unifica los comicios con Macri. No sólo porque Macri está en la Capital muchísimo mejor que en la provincia, sino porque también porque le conviene competir contra un candidato asociado a la boleta de la ex presidenta. Así como para Vidal ella es un factor negativo de desequilibrio, entre los porteños la ex presidente Crsitina de Kirchner garantiza el triunfo de Cambiemos en todos los niveles.

Por otro lado, en la guerra por la sucesión de Mauricio Macri también se plantea otro escenario clave: el de la vicepresidencia. Larreta y Vidal pretenden desplazar a Gabriela Michetti, alegando inconsistencias graves como dirigente y como funcionaria, para colocar allí a una aliada muy cercana a ambos: Carolina Stanley.

El movimiento incluye reincorporar a Mario Quintana al gabinete, en el lugar que dejaría vacante Stanley. Peña resiste los cambios y arguye a favor de la continuidad de Michetti. Es posible que Macri siga la línea de Peña. Sobre todo porque Stanley tiene una vulnerabilidad imaginaria, y si se quiere injusta: es fácil sembrar en la cabeza suspicaz de Macri la idea de que detrás de ella está también Jorge Brito, el enemigo acérrimo del presidente (y viceversa). Brito siempre quiere decir, también, Massa.

Otra figura importante (y aunque en retirada) que juega un rol funfamental en la sucesión de Mauricio Macri es Elisa Carrió, ya que es aliada de Larreta y Vidal.

Carrió entonces, también promueve a Stanley, pero sobre todo porque promueve a Quintana. También alienta a Stanley para bloquear una eventual postulación de Patricia Bullrich como vice. La ministra de Seguridad tiene un empuje muy agresivo en esa dirección, como advierten los ministros en el chat que comparten en Whatsapp, donde ella desafía sin cesar al jefe de Gabinete. Nadie cree que Macri quiera tener en el primer lugar de la línea sucesoria a alguien con tanta personalidad y audacia como Bullrich.

Por lo pronto, y mientras sigue la interna en Cambiemos, el oficialismo está en campaña para lograr la reelección de Mauricio Macri, y si lo logran, serán años difíciles dentro del PRO para lograr acuerdos en quién será finalmente el heredero presidencial.


© EDICIONES EL ESQUIUDENSE Catamarca, Argentina | Contacto: elesquiudense@gmail.com - Cel.: +54 383 4017386