Jueves, 14 de Diciembre de 2017
11 de Oct | 21:08:00 - INFORMACION GENERAL
Dos presos almorzaron con el Papa y después se fugaron

VATICANO (Redacción) – El hecho ocurrió el 1 de octubre en la iglesia de San Petronio, de Bolonia, Italia. El Papa Francisco almorzaba con un grupo de 20 presos alojados en la casa de Trabajo y Reclusión de Castelfranco Emilia, cuando en medio de la comida, y aprovechando el descuido de los guardias, dos de ellos, de origen napolitano, aprovecharon la ocasión para fugarse. Ahora, según los medios, son buscados por la Policía, que ayer se presentó en la Curia, en Vía Altabella, para pedir información a la jerarquía eclesiástica.

Si bien existe la más estricta reserva sobre el caso, porque se trata de un hecho evidentemente bochornoso, los investigadores adelantaron que los fugados estaban detenidos en una cárcel del Modenese que se divide en dos secciones: una para los drogadictos y otra para los reos sujetos a una vigilancia especial por ser considerados socialmente peligrosos. Los napolitanos estaban alojados en esta ultima sección y los informes sobre ellos eran reiteradamente negativos.

En total, los presos invitados al almuerzo con el Papa eran veinte y habían llegado acompañados por un capellán, un grupo de voluntarios de la parroquia y un minúsculo grupo de guardias. Después del Ángelus recitado en la Plaza de la ciudad, Francisco se dirigió al almuerzo, donde el menú principal incluía lasagna, bife y torta de arroz.



Según trascendió, en el momento nadie le avisó al Papa sobre la situación que se había dado frente a sus narices. Así, ignorante de todo, Francisco continuó entonces con su visita en Bolonia, que después del almuerzo incluyó una manifestación en Plaza San Doménico, además del cierre de la jornada con un gran acto en el estadio de fútbol de la ciudad, ante 40.000 personas.

Acto seguido, los presos volvieron a su reclusión en Castelfranco, aunque nada se sabía de los napolitanos, que son buscados desde ese día, pero sin resultados positivos. En cuanto al Santo Padre, desde el Vaticano reconocieron que suele ser común que le preste una atención especial a la situación de los presos y que acostumbre a reunirse con grupos de reos durante sus viajes dentro y fuera de Italia, por lo que consideran que continuará haciéndolo a pesar de estos hechos.


© EDICIONES EL ESQUIUDENSE Catamarca, Argentina | Contacto: elesquiudense@gmail.com - Cel.: +54 383 4017386