Lunes, 20 de Noviembre de 2017
06 de Sep | 09:41:00 - POLITICA
Las tachas que ubican en las calles, POR MAS QUE PASES DESPACIO ROMPEN EL TREN DELANTERO , QUIEN TE LO PAGA

Consultamos a mecánicos de la zona sobre los efectos de los nuevos reductores de velocidad sobre los vehículos.

Por Ivan Plouchuk


En el año 2014 se instalaron en los partidos de San Isidro y Vicente López centenares de “tachas reflexivas”, en reemplazo de los tradicionales lomos de burro, con el objetivo de reducir la velocidad para evitar accidentes. La medida generó quejas de parte de los vecinos que recorren día a día las calles del partido.

A raíz de esto Que Pasa decidió consultar a varios mecánicos de la zona quienes opinan que este nuevo sistema daña gravemente el tren delantero del auto. Es el caso de Guillermo, vecino de Beccar desde su nacimiento en 1959, y quien desde joven heredó el oficio de mecánico de su padre. Con más de 40 años de experiencia, afirma: “En menos de un año, va a estar lleno de autos con problemas en el tren delantero”. Esto no hace más que confirmar las preocupaciones de muchos automovilistas que, con conocimientos básicos de mecánica, preveían que el auto podía sufrir estos nuevos reductores. Guillermo además sostiene que “por más despacio que lo agarres, el tren delantero trabaja igual”, cosa que no pasaba con las lomas de burro. Si bien estas forzaban un poco la suspensión, cruzándolas a una velocidad muy baja el daño era mínimo.

Juan, mecánico de la zona de Martinez, aseguró que las tachas “rompen todos los autos porque al pasarlas el auto rebota, y ese rebote arruina la suspensión”. Además afirmó que de acá a 6 meses muchos de los miles de autos que transitan por la calle van a tener problemas de suspensión, un arreglo que va desde los mil a los cinco mil pesos. Pero Juan, que vive en la misma casa hace más de 10 años, aseguró que desde la implementación de los reductores, se siente “una vibración en la planta de arriba” de su casa cada vez que un auto atraviesa las tachas ubicadas en la esquina de su casa. Y confirmó que el vecino de enfrente también tiene el mismo problema. Así se abre una nueva polémica con respecto a los perjuicios de este nuevo sistema.

Si bien se considera necesaria la existencia de reductores de velocidad para prevenir posibles siniestros, regulando la velocidad del tránsito, existen dudas sobre los estudios del impacto de los de los nuevos sistemas sobre el vehículo.


© EDICIONES EL ESQUIUDENSE Catamarca, Argentina | Contacto: elesquiudense@gmail.com - Cel.: +54 383 4017386